.。o○.。o○.。  Actividades  .。o○.。o○.。

❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆

Se organiza en teoría cada viernes a las 20:00, cada uno aportando como regla de juego una pregunta o un tema para provocar dialogo. Los temas son totalmente libres, no limitándose a los de Japón.

❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆
Nos volveremos a reunir el viernes 21 de julio.

-a la 20:00 del 21 de julio 2017

-Temas:
-Varios

Saludos.

14 de marzo de 2008

53. ¿Son abejas trabajadoras, los japoneses?

53. ¿Son abejas trabajadoras, los japoneses?

*El artículo 32, Capítulo 4, del Derecho Laboral japonés, reformado en 1987, dice que los emplesarios no tienen que hacer trabajar a los trabadores más de 40 horas semanales (quitando las horas de descanso) y 8 horas diarias. (Traducción abreviada de Okada) Así que jurídicamente las condiciones laborales son casi identicas a las de otros países industrializados.

**El artículo 39 del Derecho Laboral japonés dice que se tiene dar 10 días laborales/año de descanso como mínimo a los empleados que hayan trabajado 6 meses de manera continua, a lo cual se va añadiendo 1 día laboral hasta 2 años y medio, 2 días a partir de 3 años, hasta que lleguen 20 días laborales/año de descanso como tope. (Traducción abreviada de Okada) (Así que los trabajadores tienen derecho a 20 días laborales/año de descanso en 6 años)

***En cuanto a las horas que los japoneses dedican al trabajo, el objetivo de 1.800 horas/año que se fijó el gobierno de Japón se había conseguido más o menos en 1999 con 1.848 horas, lo cual es inferior a las de EEUU, igual a las de G.Bretaña, pero supera de 300 a 450 horas las de Francia y de Alemania. (Según el Ministerio de Sanidad y Trabajo de Japón)

****El problema que tiene Japón hoy en día es la disparidad de las horas de trabajo entre las grandes empresas y p/medianas empresas. Las últimas no pueden permitirse cortar las horas de trabajo, aunque lo quieran, dado el carácter de sus empresas: poco personal del que disponen y la gran competencia que se desplega a nivel de p/medianas empresas. Así que muchas veces los trabajadores son víctimas de la terrible batalla económica en que están metidas sus empresas desde hace mucho. Al tiempo, ellos están mentalizados del poco margen de que disponen sus empresas, no tienen otra opción que entregarse a la gran batalla, para sostener su vida.

*****Aquí aparece el problema de las horas extras.

El artículo 36 del Derecho Laboral japonés, dice que las horas extras se permiten en los 3 casos siguientes;

-En caso de desastres naturales, terremotos, incendios, inundaciones, etc...: los trabajadores de urgencias.
-Cuando los funcionarios estatales o regionales tienen que trabajar en casos de urgencia.
-En caso de que el sindicato de trabajadores y los empresarios se ponen de acuerdo con un convenio escrito que será entragado a las autoridades locales.(Traducción abreviada de Okada)

Lo más importante es el último parágrafo. Si hay acuerdo entre los trabajadores y los empresarios, se pueden añadir muchas horas extras. Es justamente lo que está haciendo sufrir a muchos japoneses. Por una parte hay una gran batalla económica de la cual son conscientes los empleados, y por otra, hay una ley que fija las horas semanales/máximo a 40 horas, pero que permite una excepción que anula el concepto mismo del contenido de la ley en cuestión.

******Se puede decir que aunque hoy en día en Japón se haya reducido las horas de trabajo en general, este fenómeno solo está beneficiando a las grandes empresas. Así que la diferencia laboral es cada vez grande entre las grandes y las p/medianas. Resulta que hay todavía muchos japoneses que siguen trabajando demasiado.

*******En cuanto a los días laborales de descanso, la mayoría de los trabajadores no consume la totalidad de los días de descanso a los que tienen derecho. Según la encuesta realizada en 2004, la media de los días laborales de descanso/anual consumidos fueron 8.5 días. Los trabajadores japoneses no los consumen del todo por varias razones:

-No quieren molestar a sus compañeros.
-El ambiente que reina en los lugares de trabajo no es positivo para que uno se permita consumir la totalidad de los días de vacaciones.
-Algunos son adictos al trabajo.

Desde algunos años el gobierno japonés viene haciendo campaña para que los dirigentes de empresas creen el ambiente favorable a los días de descanso anual, y sobre todo para que cambie la mentalidad tanto de los trabajadores como de los empresarios. (El informe del Ministerio de Sanidad y Trabajo 2008)

********La media del salario bruto en Japón es 335.522 yens (2.139,25euros). (El informe del año 2006 según el Ministro de Sanidad y Trabajo)

La distancia de los salarios es cada vez mayor entre la grandes empresas y las pequeñas, entre las regiones, y entre los trabajadores fijos y los de tiempo parcial.

*********En conclusión, ¿los japoneses son abejas trabajadoras, Sí o no?. La respuesta es no y si, o si y no.

**********Hay que tener en cuenta la situación en que se encuentra Japón. Es un país donde el trabajar es admirado y felicitado históricamente. “Hataraka zarumono ku bekarazu” dice el antiguo lema, significa “Los que no trabajan no tienen derecho a comer.” El trabajar con responsabilidad es considerado como una de las mejores cualidades humanas. Por supuesto, la gente trabaja para conseguir un sueldo, pero no solo esto, hay algo que se esconde, algo como honor, moral, solidaridad, sentimiento familiar hacia su empresa...

**********Durante su larga historia, los japoneses, la mayoría de la población siendo agricultores, se ganaban la vida a duras penas. Si no, ¿cómo hubieran podido sobrevivir? Trabajar a duras penas era siempre el paisaje de Japón.

***********Japón no produce nada de materia prima, lo que le obliga a trabajar más para poderla importar. Además, la autosuficiencia de los productos agrícolas es solo 40%, una cifra espantosa, lo que los impulsa a trabajar más para sobrevivir, ya que la única materia prima es “trabajar”.

************Japón perdió la guerra en 1945. Lo había perdido todo. Todas las grandes ciudades de más de 200.000 habitantes habían sido bombardeadas y reducidas a cenizas. (ver. 52. El gran bombardeo de Tokyo en 1945. ) ¿Con qué se tenía que restablecer? Con esfuerzo, trabajando.

*************Los países colindantes se están industrializando vertiginosamente con mano de obra barata, lo que obliga a trabajar más a las p/m empresas para encarar esta situación difícil, con más horas de trabajo y bajando el precio de los productos.

**************Hay tantas razones por las cuales los japoneses dan la impresión de que son abejas trabajadoras, sobre todo, a los que no conocen su situación, ni su historia, ni su cultura, ni su mentalidad. Es un país donde hay tantos factores que obligan a todos a hacer un gran ezfuerzo ( a “pedalear”, según la expresión japonesa. Si no, el país cae como de la bicicleta.).

***************Si la ex-primera ministra Édit Cresson en la época del presidente, François Mitterrand, hubiera sabido estos factores, no hubiera dicho nunca que “Es normal que los japoneses ganen la batalla económica, porque trabajan como hormigas.” Ella comparó a los japoneses con las hormigas, ni siquiera con las abejas. Ella debería haber entendido que los japoneses son hormigas que tienen historia, cultura, buena mano de obra, cerebro, y sobre todo corazones como los franceses.

****************Sin embargo, lo peor fue el comportamiento posterior del gobierno japonés de aquella época. Este último, en vez de criticar los comentarios de madame Cresson y de pedirle explicaciones, intentó sofocar y enterrar sus comentarios. Curiosamente los medios de comunicación japoneses hicieron lo mismo. Misterio. Es una verdadera verguenza. Porque los japoneses siguen siendo “hormigas”, como los calificó madame Édit Cresson. En este sentido, los japoneses ya no son abejas, pero sí que son hormigas.

Toshio Okada, Barcelona.
El 12 abril 2008.

7 de marzo de 2008

52. El gran bombardeo de Tokyo en 1945.

52. El gran bombardeo de Tokyo en 1945.

*La gran tragedia poco conocida en el mundo, en la cual el número de víctimas causadas por las bombas incendiarias superarían 100.000 personas (solo el día 10 de marzo 1945). Una auténtica masacre de la población de envergadura equiparable al caso de la bomba atómica en Hiroshima.

**El perdedor de la guerra tiene que callarse como siempre. Es la lógica de la guerra. Y aun más, si se trata de un país que provocó la guerra, de manera tan espectacular como el ataque a Pearl Harbor, declarando así la guerra. A lo mejor, este bombardeo fue la respuesta, al cabo de tres años y poco más, a este ataque a la Isla de Hawai.

***Con la penuria de todo: petróleo, otras materias primas, alimentación, etc..., los japoneses sufrían y ya sentían que algo no iba. Pero alentados por la información falsa de la prensa y la radio (controladas por los militares) que sistemáticamente difundían la victoria de las batallas, ellos estaban decididos a luchar hasta el final. Así estaban manipulados por los militares, dado que estaban descartados de la información correcta, igual que el emperador, que tenía que informarse a veces mediante la radio de las cortas ondas de EEUU en su refugio del Palacio Imperial.

****Aparte de la penuria de todo, había otra cosa extraña que pasaba delante de sus ojos. Eran justamente esos bombardeos que se efectuaban sin ninguna resistencia de parte del ejército de su país. Ni obus ni aviones podían llegar a la altura de los bombarderos “B-29” que seguían lanzando bombas a su antojo, y además Japón ya no disponía de aviones de ataque, la mayoría de los cuales fueron destruidos en batallas anteriores. Así que los militares solo tenían esperanza de enfrentar las últimas batallas en su propio territorio, lo destruyendo todo, sacrificando la vida de su población en medio de la locura.

*****A principios de 1945, Japón no tenía la capacidad de seguir la guerra después de haber perdido la mayoría de sus portaviones, aviones, y barcos. Por otra parte, las islas sureñas del Pacífico estratégicamente importantes tales como la Isla de Saipán y las Marianas fueron ocupadas por los americanos.

******La aparición en el cielo de Tokyo del espectacular escuadrón de los bombarderos no cuadraba con la información que recibía oficialmente la población. Así dentro de la paradoja, la población se encontraba más pesimista sobre la marcha de la guerra.

*******El día 30 de marzo 1945 fue un día fatídico, la población estaba sumida en un profundo pesimismo. Ya no era cuestión de ganar o perder la guerra, era más bien la de sobrevivir en la guerra. Con los bombardeos de este día, la tercera parte de la ciudad de Tokyo fue destruida, y con otros tantos posteriores, Tokyo se convirtió en un campo totalmente quemado. Fue el preludio a la bomba atómica de Hiroshima. De hecho el número de víctimas se podría equiparar al de Hiroshima.

*******Los militares dentro de la locura, se empecinaban en seguir la guerra con últimos intentos en las islas de Filipinas y en el peor de los casos, en el territoro de Japón. Su estrategia era de ganar algunas batallas, y forzar a los americanos a entablar una negociación de paz, imponiendo sus condiciones. (Su manera de pensar era ya surrealista.) En consecuencia de ello, las bombas incendiarias se extendieron y se intensificaron sobre todo el territorio nipon, hasta que la mayoría de las grandes ciudades tuvieron el mismo destino que Tokyo, conviertiéndose en campos quemados.

********El país estaba agonizando. Si embargo, los militares japoneses fanatizados insistían en seguir la batalla en el territorio nacional a pesar de que los soldados americanos habían invadido Okinawa en junio y fácilmente ganado la batalla, con la única esperanza de que los rusos quedaran neutrales e intervinieran para permitir la negociación de paz entre Japón y EEUU.

*******Lo que pasó después, ya lo sabemos muy bien. Fueron lanzadas las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki. Los rusos declararon la guerra a Japón. El emperador, que estaba siempre descartado de la información precisa, declaró en la última reunión del Palacio Imperial (Gozen Kaigui) con los jefes militares y los políticos que no podían concluir ellos mismos a la hora de decidir sobre si seguir la guerra o no, que aceptaría la declaración de Potsdam (rendición total), asumiendo él mismo toda la responsabilidad sobre la guerra, con el único deseo de que el pueblo japonés pudiera sobrevivir y restablecerse en el futuro.

********¡Cuanta gente había perdido inútilmente la vida tanto en Tokyo con las bombas incendiarias como en Hiroshima y Nagasaki con bombas atómicas! “Los muertos no tienen boca”, se dice en Japón. Pero esta boca sigue gritando, ¿Quién tiene la culpa?

Toshio Okada, Barcelona.
El 29 de marzo 2008.