.。o○.。o○.。  Actividades  .。o○.。o○.。

❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆

Se organiza en teoría cada viernes a las 20:00, cada uno aportando como regla de juego una pregunta o un tema para provocar dialogo. Los temas son totalmente libres, no limitándose a los de Japón.

❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆❦*゚ ゜゚*❆*゚ ゜゚*❁*゚ ゜゚*❆
Hola a todos,

La Tertulia Japón, nos vemos mañana el viernes 10 de noviembre 2017.
Confirmada la reunión de mañana, espero que todos lleguéis a la hora. Yo esperaré hasta las 20:30,
si no viene ninguno, me marcharé.

-a las 20h:00
-H10,
-Tema: diverso

Saludos.

26 de septiembre de 2008

63. Por fin, se ha nominado el primer ministro en Japón.




63. Por fin, se ha nominado el primer ministro en Japón.

*El 24 de septiembre, después del brusco abandono del poder por el ex-primer ministro, Fukuda Yasuo, por fin se ha constituido un neuvo gabinete de ministros representado por Aso Taro. Este flamante primer misnistro se ha comprometido, durante la sesión extraordinaria de la Camara Alta del 24 de septiembre, a hacer esfuerzo para que Japón sea un país “alegre y fuerte”, lo cual se puede traducir lógicamente a que Japón de hoy no es ni alegre, ni fuerte.

**El político, Aso Taro era casi la última baza que quedaba al Partido Liberal, de cara a las próximas elecciones generales que están previstas al comienzo de noviembre, mientras que el descalabro electoral de este partido, aunque dominante desde el final de la guerra, ya está cantado según las encuestas de todos los medios de comunicación.

***Es un político lleno de ideas con convicción sólida, que habla mucho y claro (una exepción en medio de los políticos japoneses), por su estilo más cercano al de los políticos occidentales. Si Koizumi, ex-primer ministro tuvo éxito con su imagen alegre y con el arte de lanzar breves palabras, que a pesar de todo, iban directamente al corazón de los japoneses, los cuales a su vez no tuvieron ningún reparo en apoyarle provocando la mayor popularidad récord del primer ministro desde el final de la guerra, ahora aparece en la escena política un nuevo primer ministro que comparte los puntos comunes con Koizumi, a excepción de que el récien elegido primer ministro habla mucho, lo cual podría tornarse en su contra. Japón es un país en que la gente verbosa está culturalmente muy mal vista por considerar que la verborrea lleva solo a hablar por hablar, a distraer la concentración, y a perder tiempo precioso. Si se encuentra un toro peligroso al frente de nosotros, hay que tomarlo por los cuernos, y punto. Muchas palabras solo contribuyen a poner pegas a la actuación serena. Actuar con mucho valor y con pocas palabras es un prototipo de héroe en Japón. El mayor éxito del ex-primer ministro, Koizumi, se debía justamente al hecho de que la población entendía perfectamente a través de sus escasas palabras lo que hacía su gobierno, en qué dirección iba Japón, y cómo se preocupaba el primer ministro junto con la población sobre los temas importantes. Por casualidad, hoy 25 de septiembre, Koizumi ha anunciado públicamente que no se presentará en los próximos comicios y que se retirará de la política para siempre, lo cual causando un terremoto en el Partido Liberal, ya que la última de entre las últimas bazas humanas de este partido político para las futuras eclecciones, en caso de que le fuera la spupervivencia, hubiera sido Koizumi. Ya no hay marcha atrás. Por lo tanto, la responsabilidad de Aso Taro es aún más grande.

**** Aso Taro es catórico y parece que lleva una cadenilla de rosario en el cuello desde hace más de cincuenta años. En Japón no se hace caso tanto a la religión. Pero el aspecto más sorprendente de Aso Taro es su origen. Su gran abuelo de hace cinco generaciones es aquel santificado samurai y padre fundador de Japón moderno de hoy, Okubo Toshimichi. A parte de este grandísimo abuelo, tiene como abuelo también, Yoshida Shigueru, el famosísimo ex-primer ministro que levantó a Japón de las cenizas de la posguerra, tramitando en directo con el general MacArthur, y como suegro, Suzuki Zenko, ex-primer ministro. Aso Taro es sin lugar a duadas el campeón de entre todos los políticos de alta alcurnia. Los primer ministros anteriores: Kozumi, Abe, y Fukuda fueron igualmente todos hijos o nietos de grandísimos políticos. Pero esta vez, nos da la sensación de que “Al fin, un pez gordo a aparecido para hacer frente al problema gordo.” ¿Pero, no abandonará como sus dos antecesores el poder al cabo de un año? Aunque es una pregunta disparatada, no nos podemos evitar de preguntarnos así, dados los casos precedentes.

***** Ya nadie tiene ilusión en los políticos de estirpe en Japón, pero la situación es tan grave que se diría que los japoneses quieren agarrarse, de la misma forma que a Dios, a un personaje mítico que parezca tener una varita mágica, aunque solo fuera para mantener esperanza. Es justamente Aso Taro que se corresponde a la imagen de salvador, por el mero hecho de que es el nieto de la quinta generación posterior del grandísimo abuelo, Okubo Toshimichi.

****** Si Okubo Toshimichi(1830-1878) no hubiera aparecido en la historia, ¿Qué hubiera ocurrido en Japón? ¿Japón se hubiera desarrollado y llegado al nivel de hoy? Difícilmente. La aparición del samurai-Okubo Toshimichi fue tan determinante en la historia de Japón que nadie duda en ofrecerle el mayor respeto y la gratitud por su contribución a la era de Meiji. Si Saigo Takamori era y sigue siendo ídolo tanto de todos los samuráis como de todos los japoneses de todas las épocas, Okubo Toshimichi queda un personaje negativo por haber matado a Saigo Takamori en la guerra de “Seinan”. Pero actuó con una fría y profunda análisis de la situación, sólo centrado en el futuro de Japón, lo cual conllevó unas dolorosas consecuencias como la muerte de Saigo Takamori. Pues, la revolución de Meiji, o mejor, la modernización de Japón fue posible gracias a estos dos monstruos: por una parte Saigo Takamori como símbolo de la alma de todos los samuráis y de la población de todas las épocas posteriores, y por otra, Okubo Toshimitsu, como símbolo timonero de los funcionarios políticos con inteligencia y decisión inmutable. Ver el artículo: 39.El útlimo samurái, Saigo Takamori (Serie de personaje-7).

******* Después de haber visto tantos políticos de escaso valor, los japoneses se sienten en una acuciante necesidad de ver aparecer a un verdadero líder político como Okubo Toshimichi, que sea capaz de orientar al país hacia un futuro de promesa. Y justo en este momento, ha aparecido Aso Taro, el nieto de la quinta posterior generación de Okubo Toshimitsu. O Aso Taro llegará al nivel de su grandísimo abuelo o no, lo sabremos muy pronto. Lo inquietante es que Aso no se parezca en nada a su abuelo-samurai. Espero que la diferencia solo quede a nivel del aspecto físico.

Toshio Okada, Barcelona
27 de septiembre 2008

18 de septiembre de 2008

62. El abandono del poder en Japón



62. El abandono del poder en Japón

* ¡Otra vez! Nadie pensaba que eso volvería a ocurrir. Pero sí, ocurrió. El primer ministro, Fukuda Yasuo había sorprendió a todo el Japón, anunciando, primer de septiembre, su dimisión irrevocable como primer ministro del gobierno, mejor dicho, declarando el abandono del poder político como si tal cosa. ¡Qué sorpresa! Pero, ¡qué vergüenza!

** En los medios de comunicación extranjeros, hay algunos que se mofan de esta toma de decisión, cualificándola de “Harakiri”. Pero hay que matizar esta cualificación, porque se ve que al extranjero no se entiende bien lo que es Harakiri. Si Fukuda fuera admirador del espíritu de Harakiri, no hubiera nunca abandonado el poder supremo, tan consciente de su responsbilidad política y económica en el tiempo más difícil en que se encuentra Japón de hoy. Harakiri es el espíritu de entregarse enteramente a su respondabilidad pública hasta la muerte, pasando a secundo plano sus intereses personales aunque cualquiera fuera el motivo. Tan lamentable su actuación que no hay palabra, eso se considerará en la historia, aunque Fukuda nos dé cantidad de explicaciones, como un acto cobarde de deserción al frente de la guerra.

*** Lo mismo ya ocurrió hace sólo un año con el ex-primer ministro, Abe Shinzo cuyo gabinete estaba, desde su formación, en llamas, lleno de una larga serie de escandalos políticos por culpa de los ministros, uno de los cuales, fue el caso del ministro de agricultura que suicidió durante su pleno cargo. Al final de una sarta de escándalos, sin ver la salida, optó por la dimisión, de forma abrupta, lo cual soprendió tanto a los japoneses por su manera brutal, que no tuvieron ningún reparo en cualificarlo de “Abandono del poder”.

**** Sin embargo, muchos japoneses tenían más bien simpatía a Abe, por ser primer ministro joven, cosa que es rara en Japón. Y además, sus esloganes políticos: “Japón hermoso” y “la renovación de la Costitución que es el producto de la Ocupación militar del ejercito americano de MacArthur después de la guerra”, sonaban bastante bien. Pero era muy débil, quizá a causa de su demasiado buen linaje político. Pues, con su abuelo, Kishi Nobusuke: el famoso ex-primer ministro posguerra, su tío, Sato Eisaku, ex-primer ministro, premio Nobel de paz, y su padre, Abe Shintaro, ex-ministro de los asuntos exteriores que murió antes de llegar al puesto de primer ministro por enfermedad, era algo normal que Abe Shinzo llegara al puesto de primer ministro. Si había dudas en sus capacidades, solo era su caracter débil por ser un político que se crió en el invernadero.

***** Es fácil ganar las elecciones generales para un hijo o nieto, sucediendo a su padre o su abuelo que eran grandes políticos, ya que los votos que ellos mantenían se destinarán automáticamente a su hijo o su nieto. Allí está la clave. Los políticos de buena estirpe (que se llman en Japón “Zoku Guiin”: diputados originarios de estirpe), no han llegado a cargos importantes a grandes penas. Es también dudoso sobre si tienen gran pasión o convicción sobre el futuro de Japón. Lo que les interesan es más bien hacer brillar su nombre en la historia como lo hicieron sus parientes anteriores, por eso nos da la sensación de que se comportan como altos funcionarios que se duermen en los laureles con mucho honor y extraordinaria rumueración, mirando serias crisis actuales comos si fueran fuegos de la otra costa.

***** El recién anuncio de la dimisión de Fukuda Yasuo nos da exactamente la misma sensación, ya que él sucedió a su padre, ex-primer ministro, Fukuda Takeo. Es muy difícil adivinar sólo con el aspecto exterior de un político el grado de su pasión hacia la política. Si estuviéramos todavía en los tiempos de feudalismo, sólo sería suficiente hacerle prometer: “Si fallo en mi vocasión, haré “seppuku” (harakiri)”. Así, las cosas serían más fáciles. Si no tiene valor o pasión, o sea que es cobarde, un político, sobre todo, el de estirpe no llegaría nunca a ocupar un cargao tan importante como el de primer ministro.
Lo más importante del concepto de Seppuku (la palabra que se usa en Japón con el sentido de Harakiri. Harakiri es una palabra explicativa que se empezó a usar en Estados Unidos.) no reside en el acto horroroso de cortarse el vientre, sangrar, se hace decapitar, y morir, sino en comprometerse, jugándose la vida, a su palabra, y si falla, aceptará como consecuencia de su palabra el acto de Seppuku con mucho honor.

******No quiero decir que ya no quede más este espíritu en Japón, al contrario, todavía hay muchos japoneses que siguen en esta línea de conducta a nivel de sus profesiones. Pero, mientras que hay todavía muchos japoneses que mantienen el espíritu de Seppuku, ¿Por qué un primer ministro, que es en teoría un personaje culminante en el moral y la inteligencia, y que representa a todos los japoneses, dimite de su cargo de esta manera, como si se tratara de un partido de tenis que ya no quiere seguir jugando por estar cansado. El alcalde de Tokyo, Ishihara Shintaro concluyó esta mala película de dimisión con una sola frase: “Esto ocurre, porque le faltaba la pasión”. Es exactamente la sensación que la mayoría de los japoneses hemos tenído al oír su dimisión. Fukuda ya engañaba desde el primer día de su cargo a todos los japoneses, sólo deseando marcar su nombre en los anales políticos.¡Qué desastre! ¿Para él sólo se trataba de un juego político? En Japón, desde hace ocho años cosecutivos, hay más de treinta mil casos de sucidio. ¿Piensa él en este hecho alguna vez? El país está enfermo. Pero él estaba jugando a la política con el mismo sentido del golf. Es justamente lo que preocupaba a los japoneses, porque se metió en la política gracias al legado de su padre y que se crió en le hinvernadero sin haber tenido nunca gran pasión.

******* En la rueda de prensa en que dio las explicaciones de su dimisión, un periodista lanzó una frase: “Tengo la sensación de que usted habla de su dimisión como si se tratara de un asunto ajeno a usted”. A este comentario contestó Fukuda enojado, “¡Soy diferente a usted! Me puedo mirar a mí mismo con ojos ajenos”.
Al poco, esta palabra “¡Soy diferente a usted!” sínicamente ha cogido gran fama en Japón. El teeshirt que lleva la palabra: “Soy diferente a usted.” que lleva esta palabra acompañada de una figura caricaturizada de Fukuda se vende como si tuviera alas, superando la capacidad de producción. Se diría que ya la gente no tiene nungún respeto a los políticos, y que los consideran actores “políticos” y “cómicos” que llenan sólo las páginas de periódicos de tantas comedias sin mostrar ninguna solución sobre los problemas serios y concretos.

******** Por lo menos, todavía está funcionando la base económica de Japón, gracias a su sólida capacidad de producción, aunque renqueando, desde la crisis de “Subprime” desatada en EEUU cuya consecuencia rebotanto en el mundo entero, por el efecto de la globalización, en forma del aumento de precio del petroleo, alimenticios, azotando la economía mundial con receción y inflación, y ahora con la quiebra del banco Lieman Brothers (Ya vaticiné esta crisis: Ver el artículo: 45. El terremoto financiero del crédito de Subprime (Subprime Lending).) Si la economía japonesa no estuviera aguantando este embate económico, esta crisis del gabinete gubernamental ya hubiera provacado una revuelta social.

********* Pero tengo que decir una cosa. Es doblemente cínico. Aunque los japoneses ya no tienen mucha confianza en los políticos, son ellos los que eligen y mantienen, através de los comicios, a esos políticos que tratan de estas actuales crisis tan brutales como el huracán “Ike” que acaba de dejar grandísimos estragos en Houston, como si se tratase de cosas ajenas a ellos.


Toshio Okada, Barcelona
20 septiembre 2008.